Actualidad informativa: últimas noticias

Viajar a Punta Cana: planes más allá del sol y playa | #ViernesViajeros

6/11/2020

Viajar a Punta Cana es sinónimo de sol y playa. Pero también de gastronomía, aventura o naturaleza.

Desconectar del mundo para conectar con uno mismo es uno de los grandes bálsamos de un buen viaje. Y lograrlo al sol, escuchando las olas en un entorno paradisíaco, es el gran atractivo de un viaje al Caribe.


El mejor momento para escaparse al Caribe es el invierno. Entre diciembre y mayo las lluvias son menos frecuentes y las temperaturas, más suaves. Por eso destinos como Cuba, Riviera Maya, Panamá o República Dominicana se convierten en refugios de los viajeros europeos cuando asoma el frío en nuestro armario.


Precisamente en República Dominicana ponemos nuestra brújula viajera esta semana: en los #ViernesViajeros nos vamos a Punta Cana.


Viajar a Punta Cana: experiencias más allá del ‘todo incluido’


Elegir un viaje a Punta Cana tiene un objetivo fundamental: recargarse de energías al sol en playas kilométricas de arena finísima y aguas cristalinas.


La oferta hotelera en Punta Cana es de auténtico lujo: los resorts son un verdadero monumento a la desconexión y ofrecen todos los servicios que un viajero pueda desear. Éste es, sin duda, un argumento para aquellos que quieren evadirse de las preocupaciones y vivir unos días en el paraíso.


Claro que en Punta Cana hay experiencias viajeras más allá de las jornadas interminables en la playa con un servicio de restauración premium y el descanso en una habitación de lujo. Gastronomía, aventura o naturaleza son sólo algunos de los tesoros de este destino.


Experiencias en playas paradisíacas


En Punta Cana las playas dan para mucho más que para dorar la piel sobre la hamaca. 


Además de planes VIP que permiten disfrutar de una jornada en una playa privada, una de las propuestas más exclusivas consiste en recorrer a caballo playas vírgenes. Sin duda, una estampa de postal que se puede convertir en un recuerdo memorable con una sesión de fotos profesional al atardecer.


Para quienes quieran un plan playero más activo pero igualmente premium, pueden optar por una clase privada de surf: deporte y diversión en el paraíso a salvo de miradas indiscretas.



Actividades de aventura en Punta Cana


El surf no es el único deporte que en Punta Cana puede conquistar a los viajeros ávidos de descargas de adrenalina: practicar parapente en Montaña Redonda es una opción magnífica para sacudirse la ansiedad en medio de un entorno natural único y privilegiado.


Quienes quieran deslizarse por el aire, pero algo más cerca del suelo, pueden apostar por la tirolina de Scape Park. Allí también se encuentra el famoso cenote Hoyo Azul, uno de los imprescindibles de la Ruta Eco-Cultural, que también nos llevará por la cueva Iguabonita y la cascada Farallón, con 75 metros de altura… y todo ello visitando réplicas de las antiguas casas de los indios taínos.



Corales, cuevas y reservas naturales


Las cuevas son precisamente uno de los atractivos del Parque Nacional Cotubanamá, otro de los paraísos que hacen volar el alma del viajero. Hay más de 400 cuevas con pinturas de taínos, los habitantes que poblaban el lugar antes de la llegada de Cristóbal Colón.


La joya de la corona de este parque es isla Saona. Dicen de este enclave que es lo más parecido a un paraíso en la tierra y la simple vista de sus arrecifes de coral y sus manglares parecen atestiguarlo. Bañarse en las piscinas naturales con estrellas de mar alrededor es una de las experiencias únicas que ofrece una visita a la isla.


Otro de los paraísos naturales de Punta Cana es la reserva ecológica Ojos Indígenas. En sus 6 km cuadrados de costa protegida encontraremos una docena de lagunas de agua natural, con un centenar de especies de pájaros, muchas de ellas nativas de la República Dominicana.


Y cómo olvidar la ya mencionada Montaña Redonda, un mirador mítico con vistas 360 grados de toda la isla. Hacerse la foto icónica en el columpio a más de 300 metros de altura es una experiencia que no sólo llenará nuestro álbum viajero… sino que causará la envidia de quienes sean testigos digitales de nuestro viaje.


Gastronomía: un destino para comérselo


La gastronomía de República Dominicana es una verdadera fusión de culturas que se traduce en sabores únicos: reminiscencias taínas, españolas y africanas dotan a sus platos de un atractivo insuperable, con protagonistas como el arroz, la yuca, el plátano y las patatas.


Quienes busquen una experiencia de lujo para el paladar no pueden perderse el menú degustación de Passion, el restaurante del genio de los fogones Martín Berasategui (a la sazón reconocido con diez estrellas Michelin).


Y conviene no olvidar que el cacao orgánico es uno de los tesoros gastronómicos de República Dominicana. Para disfrutarlo en todas sus versiones podemos elegir un tour por una plantación de cacao (muchas incluyen también degustación de café), una visita al ChocoMuseo o incluso talleres de cocina con chocolate.  


Servicios exclusivos


Otra de las posibilidades que ofrece un viaje a Punta Cana es disfrutar por unos días de servicios premium. 


Son muchos los hoteles que dan la posibilidad de contratar un mayordomo privado que se encargue de colmar de detalles al viajero, comenzando con el a menudo poco apetecible trámite de deshacer las maletas y colocar el equipaje en la habitación.


Algunos resorts cuentan también con pool concierge, un auténtico guardián de la salud de la piel que está pendiente de mantener la protección solar en la piel de los viajeros, de cuidar su hidratación o de reservar camas balinesas cubiertas para descansar de la luz del sol.


¿Quieres desconectar y alejarte de los nubarrones con experiencias únicas en un entorno paradisíaco? Tenemos 2000 viajes a tu disposición, con las mejores propuestas para diseñar un viaje al Caribe a tu medida. Escríbenos a vacacional@viajes2000.com y disfruta de la seguridad de viajar con una agencia líder, siempre con las ventajas únicas de ser viajero de Viajes 2000 durante los 365 días del año.


<Volver