Actualidad informativa: últimas noticias

Viaje a Tailandia con Cipri Quintas | #ViernesViajeros

12/2/2021

Gastronomía, tesoros naturales, espiritualidad y bienestar se funden en uno de los destinos más demandados

Cuando se dice que los viajes inspiran no hablamos de una frase hecha. Ni de una inspiración puramente espiritual o creativa. Los viajes, en ocasiones, inspiran una forma de vida o incluso un negocio.


Es lo que le ocurrió a Cipri Quintas, empresario, autor del bestseller El libro del networking (Ed. Planeta) y «SEO de personas», como él mismo se define.


Viaje a Tailandia: el sabor que inspiró Silk and Soya


Cipri Quintas ha protagonizado nuestra entrevista de febrero en Viajeros BCD travel. Con él descubrimos cómo viajar no es sólo ver nuevos paisajes o sumergirse en culturas diferentes: viajar es ensanchar el alma porque, como él explica, «los viajes son las personas que viven en cada lugar».


Desde Calpe, donde disfrutó del primer viaje en familia, hasta Alemania, Líbano, el Amazonas o Uganda –donde ha montado una clínica con la ONG Babies Uganda–, Cipri Quintas ha llevado en su maleta la inteligencia relacional que le hace único: «Mi lugar favorito es el corazón de las personas y resulta que eso está en cada uno de los sitios y ciudades del mundo. Con personas maravillosas (que las hay en todos lados) cualquier lugar puede convertirse en un paraíso», confiesa.


De entre todos los destinos que recorremos en su entrevista viajera, hemos elegido uno, que ha hecho de Cipri un referente en la restauración madrileña: su restaurante Silk and Soya nació tras probar su primer Pad Thai en Tailandia: «En ese instante, me enamoré de su gastronomía y mira, quién me iba a decir que una década más tarde iba a terminar montando el que para mí es el mejor restaurante tailandés de Madrid, el Silk and Soya. Y es así porque tengo un equipo maravilloso y hemos trabajado mucho para traer a Madrid el sabor, el colorido, el aroma único de los platos de Tailandia», afirma.


Los encantos de Tailandia


Variedad, experiencias y buenos precios son tres de los encantos que ofrece Tailandia como destino de vacaciones. Por un lado encontramos la delicadeza y el detalle de su cultura, con majestuosas construcciones y fastuosos rituales de leyenda (también cuando se trata de disfrutar de un masaje, que en Tailandia tienen su cuna y máximo esplendor). Por otra parte, grandes paraísos naturales (tanto en montañas impresionantes como en playas de cuento) y miles de templos que relajan la vista y serenan el espíritu, amén de erigirse como gran emblema del país. Y todo ello salpicado del sabor de su exótica gastronomía y el exquisito trato de sus gentes. ¿Cómo no va a conocerse Tailandia como «el país de las sonrisas»?


El bullicio cosmopolita de Bangkok


Vibrante y moderna, Bangkok, capital de Tailandia, es una ciudad que conquista según recibe al viajero. Los contrastes abundan entre sus barrios multiculturales y también los encontramos cuando vemos construcciones tradicionales con rascacielos que desafían la gravedad, o tiendas de lujo con puestos de comida callejera donde saborear de un bocado la cultura tailandesa.


En un viaje a Bangkok es imprescindible disfrutar de un paseo en tuk-tuk y también en el famoso Skytrain, un ferrocarril elevado con el que se puede ir de la zona de Siam al mercado de Chatuchak, grande y bullicioso.


Y, frente al trajín de la gran ciudad, la calma de los templos que salpican la principal ciudad de Tailandia. Destaca el Gran Palacio (Wat Phra Kaew), de casi 95 hectáreas y cien edificios. Alberga el famoso Buda Esmeralda, hecho de jade, con apenas 66 centímetros de altura. Muy cerca de allí encontramos Wat Pho, con menos afluencia turística pero notables puntos de interés, como el buda reclinado que, al contrario del Buda Esmeralda, destaca por sus dimensiones: ¡casi 50 metros de largo y 15 de alto!


Turismo sostenible con elefantes


Si hay un símbolo en el país de las sonrisas, éste es el elefante. Y ahora el emblema nacional tailandés vive una nueva etapa marcada por la sostenibilidad con proyectos como el Elephant Nature Park, un santuario ubicado en Chiang Mai que se dedica a ‘rescatar’ elefantes que han sido víctimas del maltrato y abuso por parte de los humanos.


Para quienes quieran ir más allá, el hotel Anantara Golden Triangle ha rescatado a una veintena de elefantes que conviven con los turistas en una suerte de día a día lleno de paz y sosiego. Si a eso se le suma una puesta de sol desde la que se adivinan ni más ni menos que tres países, el resultado sólo tiene una palabra: lujo.


Chiang Mai: desconexión y espiritualidad


Si hablamos de espiritualidad, el lugar clave en Tailandia es Chiang Mai, al norte del país, con unos 300 templos y escuelas budistas.


Desde Chiang Mai podemos contratar un sinfín de experiencias: talleres artesanales o gastronómicos, rutas por las plantaciones de té o excursiones para conocer de cerca las distintas etnias que habitan las montañas.


Masajes y gastronomía tailandesa: dos experiencias para no olvidar


Otro de los tesoros nacionales de Tailandia es su siempre admirado masaje tradicional tailandés. Las casas de masajes salpican cada ciudad de Tailandia y en la mayoría de los hoteles podemos disfrutar de toda una experiencia de relax inolvidable.


Y, por supuesto, otra de las claves de un viaje a Tailandia es la gastronomía: aroma y sabor se funden en propuestas culinarias que rinden culto a la creatividad y la delicadeza. El arroz es el ingrediente estrella, además de las especias, que se subliman en deliciosas sopas y guisos de pollo, vacuno, cerdo o gambas.



¿Quieres empezar a disfrutar de la emoción de preparar el gran viaje que tanto llevas soñando? Nuestro equipo de agentes expertos en vacaciones te inspirará y asesorará con los 2000 viajes que tenemos a tu disposición. Escríbenos a vacacional@viajes2000.com y disfruta de la seguridad de viajar con una agencia líder, siempre con las ventajas únicas de ser viajero de Viajes 2000 durante los 365 días del año.


<Volver